Crono Escape

CRONO ESCAPE

Desde hace ya unos cuantos años, llegó a nuestro país una experiencia lúdica con un alto componente inmersivo y que se ofrecía como un juego altamente original, sugerente, y apetecible. Estamos hablando de los Escape Room.

Lo que se te plantea es entrar en un espacio cerrado, contextualizado con una historia más o menos inquietante, del que tienes que salir, por tus propios medios en un tiempo determinado, generalmente 60 minutos.

Una vez “encerrado” te encuentras inmerso en una escenografía con diversos elementos y, aparentemente, ninguna salida.

La primera reacción es de desconcierto, sin saber por dónde empezar. Poco a poco, los participantes comienzan a investigar y manipular todo lo que tienen a su alcance, para tratar de dar con algún indicio o pista que les ayude a saber por dónde empezar, hasta que alguien descubre algo que le hace empezar a descifrar un problema o enigma y que, generalmente, le llevará a tener que resolver otra prueba. Mientras tanto, la cuenta atrás continua hasta el minuto cero.

La dinámica de la actividad, con la presión del tiempo en contra, pone a los participantes en un estado de tensión más o menos controlada. Comienzan a manifestarse los caracteres, personalidades, habilidades, etc., de todos los miembros del equipo encerrado.

Dependerá de la capacidad de organización y forma de interrelacionarse entre ellos, la consecución del objetivo final: salir antes de que finalice la cuenta atrás.

Este juego, que se creó con un objetivo lúdico, pronto puso de manifiesto las enormes ventajas para descubrir factores muy interesantes, desde el punto de vista psicológico.

No tardaron, los expertos en Recursos Humanos de las empresas, en adivinar la herramienta que se les ofrecía para detectar, de una forma clara, competencias que son más difíciles de localizar con otras dinámicas. El participante no tiene la sensación de que está siendo analizado. El carácter inmersivo de que caracteriza esta actividad hace que afloren, de forma natural, estas características personales.

Estas son algunas de las principales competencias y capacidades que se pueden detectar con un correcto análisis de las reacciones observadas durante el juego:
– Trabajo en equipo
– Organización
– Estrategia y planificación
– Liderazgo
– Constancia
– Respeto
– Confianza
– Escucha
– Deducción
– Gestión del tiempo
– Lógica
– Pensamiento lateral
– Etc.